¡Hola, soy Núria! 

Canalizadora y Maestra Reiki, acompañante y guía de los procesos de crecimiento personal, buscadora incansable del bienestar y madre consciente.

Me gustan las cosas sencillas de la vida, la claridad en las personas, los pequeños detalles y la buena comunicación. A la pregunta ¿playa o montaña? necesito  las dos!  El agua del mar me ayuda a limpiar mis procesos personales mientras que la naturaleza me lleva a mi centro.

Valoro mucho la buena compañía y el poder "hacer nada" en algún momento del día. Es un espacio necesario para mí para poder  escucharme, situarme y reencontrarme.

"La felicidad es aquel instante donde el alma se llena y sonríe"

Mi historia

Todo empezó en 1993, yo por aquel entonces tenía 14 años cuando en un grave accidente de coche mi madre falleció y yo quedé gravemente herida. A nivel físico la recuperación tardó unos dos años pero la recuperación emocional se alargó bastante más. 

Hasta el año 2011 que la vida me ofreció Reiki, pasé por un camino tormentoso con una base formada por el abandono, maltratos psicológicos, una enfermedad llamada anorexia nerviosa, depresiones y mucha ansiedad. Para mi recuperación, inicialmente basada en tratamientos médicos, psicológicos incluso con hospitalización, también utilicé las terapias alternativas como acompañamiento. Ellas, me ofrecieron una visión distinta de la vida que paso a paso sin darme cuenta me adentraron en un viaje basado en el desarrollo y conocimiento personal.

Con una alma inquieta, buscadora del bienestar, expectante de la vida y con muchas ganas de vivir, empecé a formarme en diferentes terapias; quería conocerme, saber más de mí, encontrar mi equilibrio, mi autoestima, aprender a valorarme por quién era y sanar heridas que se habían quedado bloqueadas. 

Fue un año antes del nacimiento de mi hija que Reiki llegó a mi vida. Todavía puedo oír el grito de mi alma diciendo "Yo Soy Reiki". Y le hice caso; empecé la formación con el primer nivel, un año más tarde continué con el segundo y con él, experimenté el embarazo de mi hija. Seguidamente cursé el tercero y en el 2016 la Maestría.

Aquí sentí que mi misión en la vida era ayudar a las personas a través de mis experiencias de vida.

Durante todos estos años ha habido muchas situaciones y experiencias que han afectado a  mi autoestima, a la confianza en mi misma, a la exigencia conmigo y con los demás, a no saber  valorarme. Junto con el fallecimiento de mi madre, la anorexia nerviosa marcó un antes y un después en mi vida, fue el espejo de todo lo que me pasaba por dentro, era un reflejo de mi interior. Esto lo pude entender a través del Reiki; con su energía empecé a sanar traumas, emociones, situaciones, a comprender, pero sobre todo a ser compasiva conmigo, a quererme y a valorarme.

A medida que he ido avanzando, la seguridad en mi misma ha ido creciendo y mi recuperación me ha llevado a ver que "todo esto" tenía que servir para algo. Este sentimiento me ha llevado a formarme y especializarme en Trastornos de la Conducta Alimentaria para poder de este modo, ofrecer un acompañamiento completo.

Los caballos también han sido mis acompañantes en

este proceso, en este caso me hicieron de espejo. A ellos no les podía engañar, percibían mi estado, mi interior. Con ellos fui consciente de que era la confianza en mi misma y de la valoración que me daba delante de mis acciones.

Actualmente estoy en proceso de desarrollar un proyecto para poder ofrecer sesiones acompañadas por estos guías y maestros como son los caballos.

Desde mi aprendizaje, intento que mi vida tenga una coherencia con lo que siento, digo y hago. Gracias a la experiencia de mi niñez soy una madre consciente y trato de acompañar el crecimiento de mi hija desde el respeto, la confianza y sobre todo desde el amor.

Y desde el amor y la ilusión nace Reiki by Núria Piqué, un proyecto basado en 5 pilares:   

  • Respeto
  • Escucha
  • Presencia           
  • Conciencia
  • Responsabilidad

Y desde la raíz de mi proyecto, inspirado en las raíces de este olivo, empieza otro tramo de mi camino; un camino en el que si quieres me gustaría acompañarte.


Te invito a que conozcas más sobre mi proyecto y filosofía de vida. 

Invitación

Pongo las manos y conecto: respiro, siento, visualizo y escucho. La energía inicia su proceso, un viaje interior que fluye por cada espacio de tu cuerpo, proporcionando bienestar y equilibrio entre cuerpo, mente y emociones. (Núria Piqué)