Reiki, Anorexia nerviosa y otros Trastornos de la Conducta Alimentaria. Más allá del deseo de un cuerpo "perfecto"

Te ofrezco mi mano...

Trato todas las situaciones de las personas que me visitan con mucho amor y empatía, pero si te soy sincera, esta en particular, la acojo con mucho cariño y dulzura; Me encontré con la anorexia nerviosa en una etapa muy difícil de mi vida, la muerte repentina de mi madre a los 14 años me cerró por completo el estómago y las ganas de vivir.

Después de mi recuperación entre tratamientos médicos y terapias alternativas, siempre sentí que mi experiencia, podía ser de gran ayuda para muchas mujeres y cada vez más hombres que padecen esta enfermedad.

Así que me decidí; me formé y especialicé  para hoy poder estar aquí, para ofrecerte mi mano y acompañarte en este proceso de recuperación. 

Quiero decirte que ¡ sí es posible !

Los trastornos de la alimentación son trastornos de origen multicausales donde intervienen diferentes factores; pueden ser biológicos, psicológicos, interpersonales, familiares, sociales, culturales. Una serie de variables entre sí, propicia el desarrollo y mantenimiento de estos trastornos siendo la edad, un factor decisivo para determinar cual de ellos tiene más peso. 

Durante el camino que transcurre la enfermedad, intervienen infinidad de sentimientos, emociones y pensamientos que entran en un conflicto permanente. Es una enfermedad que nos lleva a un maltrato tanto físico como mental y emocional con nosotr@s mism@s; es una lucha interior entre el querernos y el odiarnos, entre el sentimiento de satisfacción y culpabilidad, entre la alegría de sentir que ganamos esta lucha y la tristeza de sentir que la perdemos, el sentimiento de que en ocasiones tenemos el control para en otras sentir que lo perdemos... Es vivir en una montaña rusa constante con un sin fin de sentimientos, pensamientos y emociones muy extremos, donde el destino final se debate entre la vida y la muerte.

Si te encuentras en alguna de estas situaciones, te puedo ayudar. Te explico cómo:

  • ¿Has empezado una dieta y sientes que has perdido el control?
  • ¿No aceptas los cambios corporales de tu cuerpo?
  • ¿Estás pasando por algún cambio importante en la vida y está afectando tu alimentación?
  • ¿Tienes problemas de relación que te cierran el estómago?
  • ¿Tienes complejos en relación a tu físico?

Inicialmente:

  • Realizaremos una primera sesión para conocer en que fase te encuentras de la enfermedad.
  • Siempre que se pueda, me gusta realizar una sesión inicial con la familia, pareja, amig@ o persona más cercana.

Analizaremos:

  • Cuáles son los factores que más repercuten a tu situación para más tarde trabajarlos uno a uno. 
  • En qué situaciones te manejas con más dificultad.
  • Qué conflictos personales afectan a tu recuperación.
  • Qué posibles traumas pueden estar bloqueados.
  • Y qué emociones están reprimidas.

Continuaremos:

  • Con sesiones, tratando sobre las cuatro áreas en las que Reiki aporta la energía para restablecer el cuerpo tanto a nivel físico, como mental, emocional y/o espiritual dando prioridad a las necesidades de cada momento.
  • Buscaremos recursos para poder manejar con mayor claridad y tranquilidad las situaciones que más te cuesten manejar.
  • Tratando los factores que han desarrollado la enfermedad desde su raíz.

Respetaremos:

  • Todos los procesos de tu cuerpo; él nos indicará que necesita trabajar primero.
  • El proceso del tratamiento: mutuamente acordaremos la continuidad de las sesiones.

Un diagnóstico temprano de la enfermedad facilita su recuperación y evita que se agraven y presenten factores con mayor comorbilidad. Te describo algunos de los síntomas  que se presentan en la anorexia para que puedas asociarlos y buscar ayuda en el caso de que te sientas identificad@ con alguno de ellos. Sé de primera mano que reconocer la enfermedad no es fácil pero también sé que, reconocerla es el primer paso para su sanación y el inicio de la reconciliación contigo mism@.

Señales de alarma en la anorexia nerviosa

  • Pierdes una gran cantidad de peso sin enfermedad subyacente.
  • Niegas la advertencia de que debes subir peso.
  • Niegas estar hambrient@.
  • Expresas ansiedad por estar "gord@" a pesar de perder peso.
  • Te pesas asiduamente.
  • Te las ingenias para evitar situaciones que involucren alimentos.
  • Hablas sobre la comida, coleccionas recetas, te gusta cocinar para otros pero raramente lo pruebas.
  • Muy activ@, incluyendo ejercicio físico.
  • Desarrollas rituales extraños con los alimentos.
  • Compulsivamente insistes en ciertas rutinas, te enfadas mucho si te sacan de ellas.
  • Usualmente tienes frío.
  • Dificultades de concentración y disminución en el rendimiento.
  • Presentas alteraciones impulsivas como conductas autolesivas, abuso de sustancias.
  • Usas frecuentemente laxantes y otras evidencias purgativas.
  • Al principio salías mucho pero a medida que ha ido avanzando la enfermedad aumenta el aislamiento y aprovechas los momentos de soledad para fomentar las conductas patológicas.

Señales de alarma en la bulimia

  • Evidencia de comilonas.
  • Evidencia de autoinducirse el vómito.
  • Otras evidencias de purgaciones.
  • Dificultades de concentración y disminución en el rendimiento.
  • Presentas alteraciones impulsivas como conductas autolesivas, abuso de sustancias.
  • Usas frecuentemente laxantes y otras evidencias purgativas.
  • Al principio salías mucho pero a medida que ha ido avanzando la enfermedad aumenta el aislamiento y aprovechas los momentos de soledad para fomentar las conductas patológicas.

La belleza comienza en el momento en que decides ser tu mism@. (Coco Chanel)