Bienvenid@ a este viaje único, aquí empieza tu viaje interior.

¡En este viaje no necesitas mochila!

Antes, quiero explicarte cómo me gusta realizar mi trabajo:

Desde Reiki by Nuria Piqué acompaño a las personas de manera empática y respetuosa, observando los procesos y tiempos de cada un@. Me gusta trabajar la energía directamente con el cuerpo pero si lo prefieres, también lo hago posicionando las manos a una cierta distancia.

Durante el tratamiento, me gusta acompañar las sesiones con minerales; trabajan sobre el cuerpo físico y emocional y cada mineral es único en estructura y composición. Esto hace que la energía que fluye en él, también sea única y cada uno de ellos tenga un función terapéutica diferente. Los minerales también ayudan a mantener los chakras equilibrados.

Pongo las manos y conecto; respiro, siento, visualizo y escucho. La energía inicia su proceso, un viaje interior que recorre cada espacio de tu cuerpo, proporcionando bienestar y equilibrio entre cuerpo, mente y emociones. 

Galería de fotos

Reiki, embarazo y edad infantil

Se puede aplicar Reiki a partir del segundo trimestre de gestación. Ayuda al desarrollo del feto proporcionándole tranquilidad así como serenidad y consciencia en la madre.

Una vez nacid@, ayuda al bebé a desarrollarse con confianza y autoestima a la vez que le ayuda aliviar los dolores procedentes de los cambios físicos propios de la edad como son los cólicos o la salida de los dientes.

Reiki y adolescencia. Una montaña rusa llena de emociones.

Durante esta etapa, el adolescente desarrolla diferentes cambios en su vida dónde se ven alterados tanto el cuerpo físico como el emocional. Reiki ayuda a gestionar estos cambios aportando más consciencia y bienestar en este proceso evolutivo.

Reiki para las enfermedades físicas, mentales y emocionales

  • Ayuda a sanar todo tipo de enfermedades y dolencias físicas. En los casos que la enfermedad presente cronicidad, Reiki alivia los dolores y el malestar crónico.
  • Ayuda a desbloquear y a equilibrar todos los procesos donde la mente y las emociones son protagonistas, y a la vez necesarias para afrontar y gestionar el día a día.

Con el tiempo la comodidad de lo conocido se convierte en una prisión, entonces la vida te regala una crisis. (Rafael Vidac)